No como el bronce gigante de fama Griega,

extremidades conquistando a horcajadas, de tierra a tierra;

Aquí en nuestras puertas, por mar y ocasos lavadas,

esta verja se mantendrá en pie siempre.

Una mujer ponderosa con una antorcha,

cuya llama es el relámpago encarcelado

y cuya nombre es la madre de exiliados,

su mano esta una almenara de alumbrado

bienvenidos para todo el mundo;

su mirada suave comanda la puerta y puentes de aire

de el puerto entre los marcos de las ciudades gemelas.


" Mantener, antiguas tierras, su pompa legendaria!" grita ella

con labios silenciosos. "Dame tus cansados, tus pobres,

tus masas amontonadas anhelando respirar libre,

los desdichados niegan de su orillas repletas.

Enviarme estos, los sin hogares, lanzados por la tormenta,

levanto mi lámpara al lado de la puerta de oro! "



Emma Lazarus